domingo, 27 de agosto de 2006

La ciudad de noche


En nuestro imaginario mental tanto el día como la noche dan un paliativo ambiental que ayuda a cambiar no solo el escenario físico de las relaciones urbanas sino que también influye poderosamente en el estado de ánimo de las personas.
El ambiente físico se distingue por dos ciclos naturales básicos: el día y la noche. En la ciudad moderna, durante el día se realizan actividades productivas como el trabajo, la educación y en cierto grado los deportes. Durante la noche descansamos, nos organizamos para las actividades del día siguiente y nos re-encontramos con nuestras familias. Sin embargo este lapso de tiempo es sustituido muchas veces por las actividades sociales y de entretenimiento.
Fantasía, romanticismo, ilusión; estas palabras están muy ligadas a las característicos de la noche. La literatura, el cine y sobre todo la ciencia ha reforzado esta imagen. Es así que una de las principales características que diferencian a un ambiente rural del urbano, entre otros aspectos- sea el nivel de actividad o uso de la noche. Y la noche tiene algo de artificial en la construcción de la ciudad pues es necesario salir del "oscurantismo" y crear una atmósfera totalmente iluminada, funcional, segura y útil.
Estamos acostumbrados a relacionar el espacio exterior con una eterna noche con sus estrellas, en un universo libre, infinito y hasta cierto punto deshabitado.
Haciendo un breve recorrido nocturno por la Ciudad de Panamá he encontrado que los protagonistas de la noche lo ocupan la arquitectura y la publicidad y las vías desiertas iluminadas para el transito de vehículos. Hoteles, casinos, restaurantes, discotecas y uno que otro centro comercial además de las vallas publicitarias ocupan y se adaptan a estos escenarios.

1 comentario:

Adfer dijo...

Yo pienso que hasta eso está cambiando, las ciudades de noche cada vez están más segmentadas, antes se parecían más unas a otras, ahora es la propia ciudad la que disgrega en sus propias arquitecturas para perderse en infinitas caras.