martes, 25 de marzo de 2008

Santiago de Veraguas desde el cielo

Gracias a las nuevas tecnologías y la puesta en manos de ésta a las masas, tenemos acceso a información valiosa e interesante con la que podemos trabajar y también discutir y analizar. Una de ellas es Google Earth. Desde allí estas imágenes de la mancha urbana de Santiago de Veraguas.
Por la forma de la mancha podemos rápidamente decir que es una ciudad concéntrica, que crece a partir de un centro geográfico hacia todos lados de forma casi caprichosa, ajustándose a los distintos accidentes geográficos que se puedan presentar. Un aspecto relevante es su función de punto de transito y continuidad de la vía Interamericana hacia otras regiones del país como Chiríquí, Bocas del Toro, Ciudad de Panamá y Costa Rica. Esta marcada raya horizontal que divide la ciudad en dos, la contrapone una línea vertical que comprende un recorrido Pacífico-Atlántico, interrumpido en la Cordillera Central por las altas regiones selváticas e indígenas de Santa y Calobevora.

Es así que la ciudad esta geográficamente marcada por la confluencia de estas dos vías y su vocación de territorio de servicio al tránsito hacia otras regiones nacionales y trans-nacionales. Tiene un crecimiento mas alargado en uno de los ejes, el que va desde el suroeste hacia el noreste. Sin embargo, el viajero, al cruzar la ciudad por la vía Interamericana no siente que ha entrado al downtown sino que tiene la experiencia de haber atravesado el pueblo a través de una autopista que confluye y cruza la localidad urbana.
Otra línea muy marcada que se aprecia en la imagen es ese gran arco que es tangente en uno de sus puntos con la ciudad y prosigue con un rumbo distinto: constituye la carretera de Puerto Mutis-Montijo-Santiago que se pierde, diluye y debilita al entrar en el tejido urbano de las primeras calles del pueblo (Calle primera), prosigue en línea recta hasta entrar en la vía que lleva hacia Soná y la otra conexión desde el noreste
con la vía Interamericana (periferia rural de La Peña). Otro camino de esta radiografía es la carretera hacia el pintoresco pueblo de La Colorada. Cabe resaltar el triángulo formado entre la Vía Interamericana, La Avenida Hector Santacoloma y la Calle 10 ma. En un futuro constituirá parte integral del downtown que ahora es sub-utilizado por las Barriadas Don Bosco y Urracá (viviendas unifamiliares) y extensas tierras dedicadas a instituciones públicas sin un uso muy interesante ni conexiones entre sí mas que de asentamientos de borde.
Es un territorio de medianas llanuras con algunas colinas y promontorios mas relevantes y accidentales como los conjuntos de cerros que se encuentran en Forestal y los descensos mas abruptos encontrados por Los Chorros en la vía hacia Soná.
Acorde al crecimiento espontáneo no planificado que ha llevado en los últimos años, a simple vista se sugeriría la posibilidad de un diseño radial- circular que siga reforzando las actividades del centro, con anillos concéntricos y nodos en sus polos que se conecten entre sí y de forma transversal. Otra opción es la de sobreponer una plantilla ortogonal, proponer nuevos ensanches de vías, nuevos centros que valoricen los actuales y re-defina el crecimiento, expansión y desarrollo futuro. Familiarizarnos con estos layouts pues permiten a la ciudadania una mayor y mejor comprensión del fenómeno urbano así como su incorporación en la participación y creación de políticas, opiniones desiciones y cambios que mejoren el lugar donde habitamos a mediano y largo plazo.