lunes, 11 de agosto de 2008

La Fabrika

Desde hace algun tiempo se realizan muchas iniciativas locales de promoción del arte en la Ciudad de Panamá, algunas con más éxito y alcance que otras, que al menos parten de inquietudes locales y no de algun organismo internacional foráneo que impulse iniciativas como estas- labor que le compete al INAC entre otras instituciones. Sin embargo lo lamentable es que muchas de ellas debido al gran esfuerzo que conlleva quedan de forma descontinuada o no existen segundas partes. Recordamos el Festival San Felipe que se realizó en la antigua estación termoeléctrica de vía Israel o Ciudad Múltiple. La Fábrica fue un evento organizado por Ana Pérez, ex-presentadora y productora de televisión.
Los puntos fuertes del evento fue la utilización por segunda vez de las instalaciones del Hospital Santo Tomás, un edificio que se acondicionó anteriormente para CAsa Cor 2007 interviniéndolo y dandole un nuevo uso-en este caso cultural; aunque era evidente la improvización y el limitado presupuesto. El programa estuvo abierto a la participación de diversas manifestaciones como la música, la pintura, el grafiti, el diseño gráfico, la moda y la publicidad. En el tema de la pintura hubieron open studios de artistas jovenes con intereses de mostrar y mercadear su trabajo en el que a veces no logra cabida entre los circuitos de galerías comerciales de la ciudad. Muchos de ellos pertenecían o eran egresados de escuelas de arte locales como Ganexa o la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Panamá. Usualmente el producto siempre esta rayando la línea del "arte povera" o "arte pobre", que utiliza materiales de la basura, de la recolección de objetos de la calle y los anexa y combina con técnicas mas tradicionales como la pintura de lienzo y caballete. Otros en cambio estaban a medio camino entre el diseño textil y el diseño gráfico (camisetas, bolsos, souvenirs) a través de custom items dirigidos a este mercado. El resto de los eventos, sobre todo las presentaciones musicales combinados con los desfiles de moda fueron expresión de un público joven que busca espacios alternativos alejados completamente de posturas chauvinistas. Aunque el contrapunto del conjunto de cuadros (pintura especificamente) y grafitis reflejaba bastante permisividad en todo.
Lo rescatable de todas estas experiencias debe ser en el plano educativo en cuanto a la atención de las generaciones actuales con sus comentarios sociales y formas de expresión a través de eventos como éste que permite la asociación y reunión en una sociedad tan disgregada e individualista como la nuestra.

1 comentario:

LAZHYAN dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.