domingo, 29 de mayo de 2011

Habemus Metro

La administración de Ricardo Martinelli ha iniciado la construcción del proyecto bandera de su campaña electoral, el Metro de Panamá, en un empeño también de ser recordado como el mandatario que finalmente encaró el problema del transporte público en el área metropolitana de la ciudad de Panamá. Y es que todas las fichas están puestas ahora sobre el metro, acompañado por el reemplazo paulatino de la colorida y vernacular flota de autobuses que aún opera por un sistema de transporte superficial denominado MetroBus, aunque de metro no tiene nada pues para constituirse en un verdadero sistema de metro era necesario construir los carriles exclusivos y las paradas o estaciones con el cobro automatizado del peaje, que aún no han hecho; tal como ocurre con los sistema de metrobús de Ciudad de México, Bogotá o Lima.
Es necesario hacer mención como referencia al primer sistema de metro, construido en Londres, el Tube, que funciona desde el año 1863. En Latinoamerica el metro de Buenos Aires, el Subte, fue el primero en operar hacia el año 1913 y con el tiempo otras ciudades como México D.F. (1969) , Sao Paulo (1974), Rio de Janeiro (1979), Santiago de Chile (1975), Caracas (1983), Medellín (1995) y mas recientemente Santo Domingo (2008). En otras ciudades funcionan sistemas parciales de ferrocarril metropolitano que cubren limitados sectores de la ciudad.
En éste contexto, la Ciudad de Panamá se perfila hacia el año 2014 como la primera en el Istmo Centroamericano y la segunda en la región del Caribe en tener un sistema de metro. Ahora bien, el proyecto arranca con la primera línea que forma parte de una "Red maestra de transporte masivo de la ciudad". A continuación el gráfico que describe dicho programa, cortesía del diario La Prensa.Del trazado es evidente que reitera el crecimiento este-oeste de la ciudad, sin embargo a la altura de Vía Brasil hace un giro hacia el norte para llegar hasta los Andes; una decisión bastante clara pues acorta el trayecto y por ende el tiempo de construcción de la primera línea cuyo plazo de entrega es en un tiempo récord de 4 años, al momento de culminar el periodo de gobierno. Cabe mencionar que el sector de Los Andes se encuentra bastante bien servido por el Corredor Norte, que permite un acceso vehicular expedito al centro de la ciudad. Ésta primera fase se complementa muy bien al extender su radio hasta San Isidro y Las Cumbres. De todas maneras el enlace de las estaciones Albrook, El Cangrejo y San Miguelito dinamizará ésta primera experiencia de los panameños en el uso del metro a pesar de la cancelación de tres estaciones proyectadas inicialmente que muestro a continuación gracias al diario La Prensa.
Y es que existen diferencias entre un sistema interurbano y un metro pues a pesar que en ambos se acorten distancias, en el metro ha de existir cierta versatilidad en la distribución geográfica de las estaciones en la ciudad, de manera que se puedan recorrer caminando a una distancia prudente, una de la otra y también dar acceso a diversos puntos de interés o demanda dentro de la ciudad.
Otro punto sensitivo que afectará la ciudad es sin duda la infraestructura de las trincheras y tramos elevados insertos en el tejido urbano. La escala de la misma ha de ser casi monumental y la afectación de los diversos usos de suelo va a ser determinante en la dinámica urbana del desenvolvimiento de ésta operación. Al parecer en el MIVIOT se trabaja en éste tema a través de una comisión encargada de las sectores urbanos en los que incide el metro e incluso en los estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Panamá están realizando algunas propuestas en sus clases de diseño respecto a éste tema.
Gracias a Darién Montañez hemos podido conocer otros detalles estrechamente relacionados con el metro como lo es la Ciudad Gubernamental, que también adelanta el Gobierno Nacional y que en el plan previsto ocupa la estación Curundú de la línea 1.
No sé si la Ciudad de Panamá se parecerá ahora sí, mas a Nueva York con la mezcla de edificios altos, barrios gentrificados y un sistema de transporte público eficiente Ofrecer a los ciudadanos de ésta ciudad tropical otras opciones para desplazarse mas allá del uso casi promiscuo del automóvil, su aglomeración y aparcamiento; elevará en calidad la experiencia de la ciudad, ya sea que seamos arrieras por momentos o sutiles expectadores de la polis en trenes elevados.