miércoles, 15 de enero de 2014

Metro Bus

El transporte urbano en autobús y sus nuevos cambios.

A tres años de la sustitución del control en la operación del transporte urbano en la Ciudad de Panamá -desaparición de los diablos rojos-, de manos de los buseros y organizaciones sindicales y la entrega por parte del Estado a la empresa "Metro-Bus"; el caos del transporte en la ciudad no se ha resuelto, mejor dicho se ha agravado. Los resultados parecen ser cosméticos en la implementación superficial de un modelo.
Hay una gran falacia en querer vender la idea que el "Metro-Bus" es un sistema.  Ejemplos reales de Metro-Bus han sido implementados en ciudades vecinas como  Lima, Ciudad de México, Bogotá y el caso más exitoso, Curitiba en Brasil. El verdadero modelo consiste en diseñar y construir unos corredores viales exclusivos que separa el tráfico vehicular privado de la movilidad urbana en transporte público. De esta manera los autobuses no están enmarañados en la congestión de la circulación regular, originando una movilidad y flujo expedito. Las paradas funcionan como centros de trasbordo y re-distribución.

El programa estatal nuestro se fundamenta en reemplazar la flota, el sistema de pago y algunas paradas.  Todos llegamos a conocer los diablos rojos: eran incómodos, pero aun así cumplía su principal objetivo que era ofrecer un servicio regular basado en la demanda.  Los buses siguen atestados de gente y existe una tremenda disminución del servicio. Poder abordar uno de ellos en las horas pico, es una verdadera hazaña. Los grupos con menos recursos; sus principales usuarios, han sido sometidos a un gran atropello por su falta de capacidad económica en costear la compra de un automóvil. Este sector está obligado a realizar dichos desplazamientos pues es la única manera de llegar al lugar de trabajo. La población con mejor ingreso tienen la opción del automóvil, que tampoco es la más ideal por el tedioso y común embotellamiento de las calles. Con la puesta en marcha de la nueva flota, la inversión de un modo de transporte a otro tampoco ha sido tal.
Todo puede cobrar sentido si se implementan los carriles exclusivos, cuando la flota pueda cubrir la demanda y se configure un verdadero sistema urbano de mapas y movilidad terrestre en la ciudad bajo una administración municipal-estatal. En vez de ensanchar las calles y autopistas para más autos, dicho dinero debe ser invertido en la apropiación del espacio físico calles de la ciudad para una efectiva formula de transporte público. Las llamadas "zonas pagas", son un modelo adecuado de paradas para nuestra condición climática: fuertes lluvias e inclemente sol. Son más seguras  y permite el cobro del transporte.

Aun no existe una dirección de que esta inversión resuelva el embrollo actual de los usuarios que necesiten utilizar el transporte público. El Metro de Panamá resolverá el transporte en Los Andes y San Isidro pero el resto de la población seguirá aguantando el mismo caos de ahora.

1 comentario:

Kezya Wulandari dijo...

Hi there, I was surfing the internet and I found your blog. I like the way how you have put it all together. I'll be coming back again.
Very interesting site.
Please don´t forget to visit my blog.
http://tamboenman.blogspot.com